FRANK BAIZ - LA PÁGINA DEL GUION
LEYENDO

Cómo diseñar biografías que realmente nos sirvan p...

Cómo diseñar biografías que realmente nos sirvan para construir personajes. Parte II.

Antes de emprender la tarea de construir una biografía útil a partir del guion de vida del personaje, tal como lo propuse en la Parte I , vamos a revisar otras de las ideas de Eric Berne: la de posición existencial.  Para el AT, la posición existencial de un individuo es una suerte de medida de la autoestima que nace de la comparación entre cómo se evalúa el individuo a sí mismo y cómo evalúa al otro. La teoría considera originalmente cuatro posiciones existenciales, para lo cual recurre a las etiquetas “Yo estoy Bien / Yo estoy Mal; Yo estoy Mal / Tú estás Mal”. Las posiciones en cuestión son:

– Yo estoy Bien – Tú estás Bien (Posición Sana).
– Yo estoy Bien – Tú estás Mal  (Posición Proyectiva).
– Yo estoy Mal – Tú estás Bien (Posición Depresiva).
– Yo estoy Mal – Tú estás Mal (Posición Desesperanzada).

Una cita paródica y a la vez útil de las ideas de Berne es la que la hace Danny DeVito en su película Matilda de 1996:

Vale la pena acotar que a la formulación original de Berne, el psiquiatra argentino Roberto Kertesz propone una reformulación  según la cual es más adecuado considerar cinco posiciones existenciales, a saber:

– Yo estoy a veces Bien, a veces Mal – Tú estás a veces Bien, a veces Mal  (Posición Realista).
– Yo estoy Bien – Tú estás Bien (Posición Maníaca).
– Yo estoy Bien – Tú estás Mal  (Posición Paranoica).
– Yo estoy Mal – Tú estás Bien (Posición Depresiva).
– Yo estoy Mal – Tú estás Mal (Posición Nihilista).

Más allá de los asuntos técnicos de la teoría, que no vamos a seguir comentando,  y de cara al diseño del guion de vida del personaje, lo importante es darse cuenta de que, en general, el personaje dramático ( sobre todo, el personaje principal de una obra y, en particular, de un guion)  se instituye desde un desequilibrio. Y que dicho desequilibrio puede ser expresado mediante el modelo suministrado por el Análisis Transaccional. Uno podría preguntarse, entonces, cuál es la posición existencial que su personaje mantiene en la  vida en el momento que comienza la historia y que sustenta su guion de vida.

El paso siguiente consiste en el diseño de los mensajes que ha recibido el personaje y que lo llevaron a configurar su guion de vida. El AT considera cuatro tipo de fuentes de mensajes. A saber:

El Modelaje.
Considera los modelos de conducta a los que tuvo expuesto tu personaje por parte de los adultos significativos de su vida y establece la manera cómo esos modelos contribuyeron a conformar su guion de vida.

Atribuciones.
Diseña los mensajes que recibió tu personaje mediante los cuáles les fueron atribuidas ciertas cualidades o defectos.

Sugerencias.
Establece quiénes atribuyeron a tu personaje los rasgos significativos que jugarán un papel en tu historia y en cuáles circunstancias fueron formuladas esas atribuciones.

Permisos y mandatos.
Decide cuáles permisos fueron dados a tu personaje en su infancia o en en el período de vida en el que se gestaron las principales influencias que contribuyeron con la conformación de su guion de vida. De la misma manera, decide cuáles fueron los mandatos que contribuyeron con la formación de su guion de vida.

Contramandatos.
Establece cuáles fueron las instrucciones que recibió tu personaje que lo llevaron a ser fiel a su guion de vida, por ejemplo, “Sé perfecto” o “Sé fuerte” en todas las circunstancias de tu vida.

Decisiones.
Establece cuáles fueron las decisiones que tomó tu personaje frente a cada mensaje recibido. Por ejemplo, si estableciste que tu personaje recibió de su padre, explícita o implícitamente, el mandato “No te equivoques” o el contramandato “Sé perfecto”, ¿Cuál decisión tomó frente a ese mensaje? Algunas opciones podrían ser: 1) “Para no equivocarme, nunca más decidiré nada”. O bien: 2) “Jamás volveré a equivocarme, seré perfecto”. O, quizás: 3) “Me equivocaré siempre, así que no pierdas tu tiempo pidiéndome lo contrario.”

Guion de vida.
Diseña el guion de vida que tu personaje terminó construyendo y que está (inconscientemente) llevado a cumplir cuando comienza la historia que quieres contar. ¿Tú personajes es un perdedor y está dispuesto a seguir perdiendo hasta el final de sus días? ¿Es un obsesionado por el poder y está dispuesto a seguir luchando por acumular poder hasta el final de sus días y en contra de su felicidad?

Este tráiler de la inolvidable Cría Cuervos de Carlos Saura de 1975 seguramente te ayudará la noción de mandato y cómo puede aplicarse en la construcción de personajes: 

Una vez que diseñes el guion de vida de tu personaje, te sentirás más preparado para llevar por buen camino el guion que estás escribiendo o que vas a comenzar a escribir.

Lee más artículos originales de Frank Baiz aquí.