FRANK BAIZ - LA PÁGINA DEL GUION
LEYENDO

10 argumentos para que empeores la escritura de tu...

10 argumentos para que empeores la escritura de tu guion

  1. Mi prima Marta es así.
    El primer enemigo de un guión es la veracidad entendida como verosimilitud: la verdad en el cine no tiene nada que ver con la verdad de la calle, aunque ambas verdades son siempre entidades construidas, elementos discursivos. En el cine, la verosimilitud es una “verdad” interna, en virtud de la cual la gente puede volar y los amantes bailan y cantan antes de suicidarse. La prima Marta no tiene nada que ver con la credibilidad de un guión. Invitemos a la prima Marta al cine y repasemos la Poética de Aristóteles.
  1. Entonces mi personaje entiende todo… y cambia.
    En el drama (y casi siempre en la vida) nadie cambia porque comprende algo, porque la comprensión es siempre anti-dramática. Casi podría decirse que en un noventa por ciento de las veces la comprensión es inútil en los contextos sociales: la retórica es más el arte del engaño mediante las emociones, que la disciplina de la argumentación irrebatible. En un guión los personajes cambian porque deciden emprender una nueva manera de actuar: de accionar o reaccionar. Y las decisiones que muestran esas nuevas maneras de actuar provienen de la acción práctica y se gestan en la fragua de los sentimientos.
  1. Todo el mundo haría lo mismo que hace Mauricio.
    El sentido común no constituye una regla dramática: en los filmes y en las obras dramáticas en general, el sentido común de los personajes es un acuerdo construido en el interior del texto que tiene como uno y sólo uno de sus componentes el sentido común, porque se nutre de otras cosas, como el género o la conveniencia estética. Quizás no hay que hablar del sentido común, sino del sentir común, es decir, del sentir que el espectador y el escritor comparten por intermedio de los personajes. De este simulacro de encuentro, que renace en la lectura o en la butaca del cine, deriva todo el sentido común que gobierna una historia.
  1. Esa no es la intención de mi personaje.
    En los guiones las intenciones de los personajes no son materia de interpretación: son datos que se muestran explícitamente, o que se pueden inferir. Hasta una intención inconfesada debe construirse con claridad, para que el lector o el espectador sepan que se trata de eso, de una intención inconfesada. Hay que desconfiar de la capacidad interpretativa del público, sobre todo porque el público es diferente a uno. Y las intenciones que yo le supongo a mi personaje, no tienen que coincidir con las intenciones que les adjudicará el público, que siempre es más bien malintencionado.
  1. Es que no entienden lo que quise decir.
    Los guiones no son test de inteligencia para gente que uno supone menos apta intelectualmente que uno: la inteligibilidad del guión es uno de sus rasgos constitutivos. Se pueden hacer guiones difíciles, porque no hay otra manera de explicar lo que ellos abordan. Y hay que, de todas maneras, luchar por hacer fácil lo difícil. Pero hay que evitar a toda costa que el guión que uno escribe sea el vehículo de las propias confusiones.
  1. Mi guión cumple con todas las exigencias del paradigma.
    Un formato es una guía para escribir guiones y, como tal, participa de las bondades de cualquier instrumento para el pensamiento racional. Pero un guión se escribe con la cabeza y también con el pulso, con el ritmo de las teclas sobre el teclado y además el ritmo de los latidos del corazón. Una acción dramática es algo que se lee con el papel y que se siente; un personaje es algo que se explica, pero que debe dar ganas de reír o llorar. Hay que desechar el pretexto que nos suministra nuestra cabeza, en aras de la incomodidad que nos demanda nuestro estómago o nuestro corazón. La prueba ácida de nuestros guiones la suministrará nuestra complacencia o nuestra repulsión de primeros lectores.
  1. La gente es así.
    Las generalizaciones son las principales enemigas del drama (y de una sabia apreciación de la vida). Se ha dicho mil veces que uno es uno y su circunstancia, y esto es todavía más cierto cuando se aplica a los personajes. Las generalizaciones no sirven de nada para escribir, son marcos de referencia, nada más. No hay que apelar a las leyes que uno le supone al mundo, hay que invocar ciertas leyes y demostrarlas. Con las leyes del drama, si vale la metáfora.
  1. Estoy enamorado de esa escena.
    La pasión ciega es enemiga de la maduración dramática: no hay material imprescindible, ni recurso insustituible, ni imagen que por sí sola merezca la eternidad dramática. Borra tu imagen más querida, que si ella tiene fuerza, reaparecerá rediviva y transformada en otro lugar de tu guión.
  1. Mi personaje procede así, porque se siente herido.
    Lo peor en el mundo dramático (y el otro) son las justificaciones. Escribir, quizás, es aprender a no justificarse. No necesitamos justificar a nuestros personajes, como tampoco necesitamos justificarnos nosotros mismos. Los personajes actúan de acuerdo con la fatalidad del mundo en que se encuentran sumidos. Y de esa fatalidad, ni siquiera nuestras justificaciones de autor pueden rescatarlos.

10 Todo el que esté claro, entenderá que el mundo es así.
Los guiones no son edictos, ni tratados, mucho menos panfletos para nuestra auto-satisfacción. Hay que dejar nuestras tesis sobre el mundo para el café o las reuniones de pares, sobre todo si uno quiere que esas tesis permanezcan intactas. Pero verter nuestras ideas sobre el mundo o la vida en un guión, implica someterlas al vendaval purificador de las fuerzas dramáticas, regocijarse de su transformación y asumir íntegramente las consecuencias.


  1. Eloi Yagüe

    10 abril

    Excelente decálogo. Creo que una de las cosas más difíciles, tanto en la narrativa de ficción como en la escritura del guión, es aceptar y respetar (después de comprenderla) la lógica interna de los personajes y las situaciones, ya que sólo se deben a la historia misma. Me pasa con frecuencia que algunos personajes se me rebelan, se niegan a obedecerme. Mas cuando los dejo actuar a su aire los resultados son generalemente sorprendentes.
    Gracias por compartir tu saber.
    E. Yagüe

  2. Frank Baiz

    13 abril

    Gracias por tu comentario, Eloi, un honor viniendo de ti. Saludos,

    Frank

  3. Marco

    14 abril

    Hola
    Permiteme presentarme soy Marco administrador de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a marco.espn@gmail.com
    Exitos con tu página.
    Saludos
    Marco.

  4. José Vicente

    23 abril

    Demasiado bueno, Frank!! Me dio pena porque creo que algunos de esos pretextos se me han salido alguna vez, jeje, pero la idea es esa, no? Empezar a reconocerlos.

  5. Frank Baiz

    23 abril

    A todos se nos han salido, por eso los reconocemos. Un abrazo.

  6. Perros Romanticos

    30 agosto

    Tan buen texto que ahora las manos en el teclado dudan si seguir escribiendo o mejor seguir moldeando el pan… La media noche frente a un antiguo horno de ladrillo despierta la imaginación. Si, pienso, pero leyendo cosas asi, se llega a la conclusión de que la imaginacion no es garantia de una buena historia en el papel.