FRANK BAIZ - LA PÁGINA DEL GUION
LEYENDO

10 Reglas Dramáticas para la Lucha Política

10 Reglas Dramáticas para la Lucha Política

Regla 1. Jamás subestimes al antagonista

Es la regla número uno del drama y de la lucha política. Un antagonista disminuido en la mente del escritor (o del actor político) convierte el drama en sainete, tanto en la esfera de las batallas ficcionales, como en la arena de las confrontaciones políticas. El antagonista debe ser visto objetivamente, con sus debilidades y con sus fortalezas, a menudo implacables. Jamás digas “El antagonista no se atreverá”, porque el antagonista se atreve a todo, por eso y para eso es el antagonista. La inobservancia de esta regla suele acarrear el desastre literario y/o político.

Regla 2. Apunta tus armas al corazón de tu adversario

Distingue lo externo de lo interno, lo circunstancial de lo esencial de tu adversario. Por muy duro que luzca, el antagonista tiene algún agujero en su corazón. Tu tarea es encontrar ese agujero y dirigir tus recursos hacia la destrucción de la estima del antagonista. No sólo de campos tomados está hecha la victoria, sino de lágrimas y angustias de tu antagonista.

Regla 3. Actúa por sobre todas las cosas

La herramienta de avance dramático y político por excelencia es la acción: sólo con acciones se gana terreno —diegético o político—. No confundas las situaciones ventajosas —que son mero divertimento triunfalista propio de personajes envanecidos— con las acciones que hacen progresar al Protagonista, tanto en la reafirmación de su voluntad, como la aproximación a su meta. Evalúa cada uno de tus movimientos y pregúntate si te acercan a la meta.

Regla 4. Que tus palabras sean actos: lo importante es lo que haces, no lo que dices

Las palabras que valen son las que constituyen verdaderos actos de habla, es decir, que se traducen en acciones. El que hace es quien gana terreno, así su hacer sea verbal. No te quejes, las quejas fortalecen al antagonista. No abras la boca, si no estás seguro que tus palabras fulminarán al adversario.

Regla 5. Elude las reglas de juego del Antagonista

La confrontación —dramática y política— se da siempre en un terreno de espejos y sobre ella tiene el control aquel que impone su perspectiva. Si escoges jugar el juego del antagonista, avanzarás como el ratón en el laberinto del gato. Tienes que romper las reglas del antagonista y hacer que él comience a jugar tu propio juego.

Regla 6. Sorprende a tu adversario, tal como sorprendes a tu lector

El revés debe ser la unidad sintáctica de tu acción dramática (y de tu acción política): haz que el antagonista imagine todos tus movimientos y diseña un movimiento que él no haya podido imaginar. Recuerda que las sorpresas que tienen efecto sobre la estabilidad del contendor son las que cambian abruptamente su trayectoria: hazlo correr en una dirección y gira de improviso para que pierda el equilibrio.

Regla 7. Evita los lugares comunes

De lugares comunes están empedrados los cementerios literarios y políticos. No utilices tu creatividad para ser aplaudido por tus pares o tus amigos, sino para enriquecer la lucha dramática (y política). Inventa cada escena de tu obra dramática (y política) como si actuaras o escribieras por primera vez.

Regla 8. No confundas tu punto de vista con el punto de vista objetivo

No te dejes obnubilar por tu tristeza o tu entusiasmo: un buen relato dramático es el que construye un mundo posible en el que se alojan las fantasías de su protagonista, no aquel que confunde las fantasías del autor con el mundo que está creando. Jamás pierdas la mirada panorámica: una cosa es creer que estás alcanzando la meta y otra muy distinta es ganar la batalla objetiva.

Regla 9. No confundas efecto con efectismo

Si bien en el drama y en la política el show tiene un valor de uso, no subestimes nunca dicho valor: haz que el efectismo de tus acciones vaya de la mano con su efecto real. Recuerdo que el espectáculo es efímero y el drama es eterno.

Regla 10. No confundas la circunstancia con la esencia, ni las tácticas con las estrategias

No te envanezcas con las victorias, ni bajes la espada porque el antagonista reposa. En otras palabras, no te duermas en los laureles. Recuerda que los héroes de todos los tiempos son aquellos que saben reconocer cuando el dragón está durmiendo.


  1. jodreman

    24 febrero

    saludos, profsor…

    sobre la regla 4: "Que tus palabras sean actos: lo importante es lo que haces, no lo que dices…" creo que en nuestro país, ocurre más bien que mucha gente de nuestro cine aplica una mutación de este "axioma" combinado con el pensamiento maquiavélico "es mejor ocuparse de lo que se ha de hacer en vez de lo que se va a decir, después acomodaremos las palabras alos hechos…" y esto trae como consecuencia que la propuesta dramática carezca de coherencia entre sus acciones, para que después quede en manos del editor darle sentido ala obra narrativa.

    Modestamente propongo una conversacion -si acaso no aborrece mi punto de vista por mis anteriores actuaciones!!!- como decia propongo una conversación entre el guión y la edición, con el objetivo de iluminar el tránsito entre arte y artesanía para los que quieran aprender… Entre los cuales me incluyo, como montador!!

    saludos y felicidad

  2. Frank Baiz

    24 febrero

    Sí, estoy de acuerdo, creo que esa conversación es necesaria.

    Saludos

  3. Ariadna

    26 febrero

    hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo en mis blogs de entretenimiento (animes,peliculas,etc ).Estoy seguro que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

    saludos

  4. Karywiiky

    17 agosto

    Hola que tal, recien descubri este blog, de verdad lo felicito esta muy bueno, me servira de mucha ayuda ya que actualmente me encuentro escribiendo mi primer largometraje, de verdad que sus consejos son muy buenos, muchas cosas las he aprendido en la escuela de cine, sin embargo aqui se profundiza mas. mil gracias por estos consejos.