FRANK BAIZ - LA PÁGINA DEL GUION
LEYENDO

El conflicto del conflicto interno

El conflicto del conflicto interno

La mejor ilustración de cómo un guionista no debe pensar el conflicto dramático interno lo muestra, por reducción al absurdo, la inolvidable caracterización de Golum, el personaje de The Lord of the Rings. Golum es, en esencia, la encarnación dramática de un conflicto interno, pensado éste como la lucha que tiene lugar en el recinto de una mente. Sólo que esa batalla íntima aparece ilustrada en la exterioridad del personaje, caricaturizada y convertida en espectáculo. Lo que con esto se logra, es hacer del dilema interno (del “rollo), una figura dramática “espectacular” y construir, a partir de esta inteligente operación, un personaje fascinante. Pero esta puesta en escena pone en evidencia, paradójicamente, un error frecuente en los guiones cinematográficos, que proviene de pensar que el conflicto interno de un personaje se dramatiza sugiriendo que dicho personaje vive una gran lucha interior, sin que esta lucha se traduzca en acciones o en decisiones objetivas y visibles. O, en otras palabras, que los personajes se muestren “enrollados” a lo largo y a lo ancho de la película y que no hagan otra cosa que sentirse “enrollados” y a lo sumo hablar de que están enrollados. La presuposición del guionista o del director, en este caso, parece ser que el espectador se identificará con el “conflicto interno del personaje” que tiene frente a sí, porque, lo verá como “enrollado” y él espectador “sabe muy bien” lo que se siente cuando uno se enrolla. El resultado: el cine “enrollado para “enrollados”. En esto, en fin, como en otras cosas, siguen valiendo los principios del drama: en el buen drama, el momento del “rollo” es sólo un instante de cavilación (to be or no to be, that is the question) y luego, o bien “el conflicto interno” se transforma en acción visible o bien, en casos excepcionales, asciende a otros niveles de expresión y se transforma en un imperecedero espectáculo dramático, como sucede en algunos filmes de Ingmar Bergman. Y como sucede con Golum.

  1. Crazy Lucy

    11 septiembre

    Ayer escribí una escena que no me gustó. Me fui a dormir pensando "es mucho pinche rollo… y pa'qué chingados", por fortuna, ya sé callar a mi grillito cantor y ya no me hacen problema estos sentimientos de culpa que genera el saber que una escena se puede mejorar y no se hace.
    Después de leer tu post, se me facilita aceptar que me estaba haciendo por demás tonta yo sola.
    Ahora que ya me ha caído la pedrada y que ya he dormido un poco, puedo regresar a
    modificar mi escena.

    Gracias y saludos.

  2. O Profeta

    26 septiembre

    O amor cobre e descobre o seu rosto feliz
    Um beijo anda solto de um sopro puro
    Dois amantes dividem uma maré de espanto
    O desamor ergue na vida um frio muro

    Uma estrela do mar percorre o azul
    Uma estrela no céu anuncia a claridade
    Uma longa espera arrocha o peito
    Um suspiro solta a incontida saudade

    Ofereço-te uma estrela do mar

    Mágico Beijo

  3. Angus

    4 noviembre

    Me gusta tu planteamiento… pero los conflictos internos son con el karma, eternos.

  4. …traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro…

    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ

    TE SIGO TU BLOG

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía…

    AFECTUOSAMENTE
    DE LA PAGINA DEL GUION

    Jose
    ramón…

  5. Dialoguista

    3 mayo

    Un personaje que se las trae, lastima que ya no esta disponible el video ;-(